8. Perfume

Una flor en el.. miniatura

8. Perfume

 

—Y bien. ¿Qué deseas ser ahora?

—Quiero reencarnar en un ser aromático.

El Omnipotente guardó silencio un pequeño instante.

—Puedo darte algo mejor que sólo un ser aromático. Es una criatura con la que podrás acompañarla aún en sus sueños.

—¿Se puede hacer eso?

—Todo se puede. Y, ¿cuál es tu deseo?

—No sé. Algo que, cuando yo no ande cerca, la cuide.

De nuevo el silencio.

—Mhmhmh… Entonces —dijo El Creador—, serás un huele-de-noche para perfumar sus noches y sus sueños. Y para que nunca esté sola, pondré estrellas donde nunca hubo nada.

 

 

Arabesco

Capítulo anteriorCapítulo siguiente

Volver al Índice

 

Volver a LAS LETRAS

Volver a la PÁGINA PRINCIPAL